La libreta de Mou - Inicio

 

Y en estas que llegó Cicinho. Sí, aquel lateral que prometía tanto, que ahí se quedó, en promesa. Alguien le debe haber informado de lo rentable que es para el bolsillo dedicarse a rajar de las intimidades de un vestuario como el del Real Madrid y, el hombre, que no andará muy boyante, a tenor de las borracheras que dice que se cogía, ha soltado lo siguiente: "Guti, Salgado, Helguera, Raúl, Casillas… Eran los líderes del 'grupito'. Y en el grupo entraban los que obedecían". "Ellos manipulaban, le comían la cabeza a la prensa y al entrenador. Por ejemplo, un día Ronaldo hacía un mal partido, y al día siguiente ya salía en las portadas que Raúl era mejor que Ronaldo. Raúl tendría que nacer tres veces para intentar ser como Ronaldo".

 

Sabiendo lo que sabemos de los últimos "capos" del vestuario, las declaraciones del lateral brasileño tienen un grado de verosimilitud importante, pero no deja de sorprenderme lo fácil que resulta esparcir basura contra el Real Madrid. O aprovecharse de esparcir basura. Estoy seguro que la cantidad del supuesto pacto económico por la entrevista que concedió Cicinho, iría estrechamente relacionada con el nivel de basura que iba a esparcir. Y también me sorprende que sea un jugador (o exjugador) de fútbol, el protagonista. Es decir, normalmente a ese nivel, juega el corporativismo. Vería mucho más normal la rajada al mismo respecto, de un entrenador deshauciado y despechado.

 

Porque lo cierto es que en todos sitios cuecen habas. Si cree el tal Cicinho que me voy a creer que en el Madrid hay camarillas, y que en la Roma, donde Totti es el amo y señor desde hace 20 años, no, pues va listo. No solo a nivel de vestuario. En cualquier trabajo se crean esas "camarillas". Otra cosa son los tejemanejes que me lleven algunos "líderes de camarilla" con la prensa. Eso sí que puede estar más ligado a la idiosincrasia de la capitanía del Real Madrid, desde la época de José María García y las Trillizas (Butragueño, Michel y Sanchís), lamentablemente. Ya venimos aquí diciendo desde hace un lustro ya, que se dice pronto, que a esas prácticas hay que ponerles coto, sin mucho éxito. No nos hace ninguna falta que venga Cicinho, un tío que afirma que "tuve un encuentro con Jesús tras tomar 18 caipirinhas y 14 tercios de cerveza", a iluminarnos. En fin... la cantera de resentidos del Madrid es inagotable... Que le vaya bonito.

 

* * *

 

Sigue en twitter a @Eddie79_Spain, autor de esta entrada de La Libreta de Mou, y también a la cuenta oficial del blog: @LaLibretadeMou

 

 

ACCEDER